Todos hemos oído hablar, en algún momento, de las bondades de una dieta variada y equilibrada para tener una buena salud física, la dieta mediterránea. La salud mental también puede beneficiarse de esta recomendación.

dues-persones-que-es-miren

Cuando nos damos la oportunidad de observar nuestro pensamiento, de mirar hacia dentro, gozamos de las sensaciones que generan bonitos recuerdos, notamos la tensión de las imágenes dolorosas, sentimos el confort de los abrazos recibidos, y así un amplio abanico de emociones y sensaciones que nos permiten un recorrido por nuestra vida a través del pensamiento.

Cuando nos damos la oportunidad de observar a las personas de nuestro entorno, de mirar hacia fuera, nuestras percepciones nos evocan un montón de sensaciones y emociones. Al cruzarnos con alguien conocido, probablemente sabremos cuál es su estado de ánimo, incluso a veces con un desconocido podemos captar como está. La sonrisa, la mirada, la tensión de la cara, su postura corporal… todo nos informa de cuál es su estado de ánimo; nuestros pensamientos y nuestras emociones se expresan a través de nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo habla de nuestra mente.

Cuando nos damos la oportunidad de observar el mundo, también nos habla. Una música, la luz, el sol, todos los estímulos externos también nos generan sensaciones y emociones que influyen en nuestro estado de ánimo.

Así pues, este flujo entre los pensamientos internos, los elementos externos, y el diálogo entre ellos va creando el estado emocional, que si nos damos la oportunidad, seremos capaces de observar. Algunas personas relatan la sensación de vértigo cuando ven que “la mente no se detiene”, dejar la mente en blanco es muy complicado. A veces la velocidad del pensamiento es supersónica, las ideas, las imágenes, se van sucediendo sin cesar, no podríamos poner palabras al mismo ritmo, ni que lo intentáramos. La mente es compleja, nos puede generar bienestar pero, también, a menudo los pacientes preguntan qué pueden hacer para sentirse mejor cuando su mente está sobrepasada. Mi primera respuesta es: diviértete. Está claro que esto es fácil de decir, pero cuando una persona está sufriendo, es muy difícil!!

mirant-paissatge-2

Aquí entra en escena la receta de: “dieta variada y equilibrada”, para alimentar bien nuestro pensamiento y recuperar el bienestar emocional. La receta es: equilibrio entre el tiempo de trabajo, ocio y descanso. Y esto sirve para adultos, para los jóvenes, para los niños.

Habitualmente, el tiempo destinado al trabajo y el tipo de trabajo es bastante estable. Seguro que si tenemos un trabajo que nos gusta y unos compañeros a los cuales apreciamos, la jornada laboral será plácida. Y si no es así, pues habrá que poner suficiente distancia emocional para valorar lo que nos aporta en cuanto a estabilidad económica y no dedicar demasiada emotividad. Para los niños, la escuela sería el equivalente, seguro que una escuela que estimule bien sus capacidades y respete sus ritmos personales será más agradable.

El tiempo destinado al descanso también iría bien que fuera estable, cada uno necesita un tiempo, que variará en función de la edad y dependiendo de la actividad. Seria bueno que cada cual hiciera una valoración cuidadosa de cuál es su tiempo de descanso y lo respetara. Respetar el propio descanso es respetarse a un mismo, y ayudar a los hijos para que lo aprendan es un gran regalo que les podemos hacer como padres.

El tercer elemento de la receta, el tiempo de ocio, es el que nos da más juego en nuestra “alimentación emocional”.

En la medida que somos capaces de dar una “dieta variada” de ocio equilibramos nuestra mente. El hecho de realizar actividades diferentes, solos o acompañados, da una variedad de estímulos. El efecto que produce será el mismo que si hacemos una sesión de gimnasio en la que trabajamos todos los músculos y unos buenos estiramientos, salimos como nuevos.

liceu-musica

Ocupar bien nuestro tiempo libre, haciendo actividades que nos gustan, que nos estimulan, que nos relajan, que nos divierten, que nos interesan, que nos cansan, que nos entretienen… va satisfaciendo nuestros espacios mentales y estos se equilibran. No se trata de buscar una cosa que reúna todos los requisitos, esto es complicado, ir variando es más simple y posible.

Claro está que las personas que tienen un hobby esto no lo necesitan tanto, ya tienen la manera de entrar en su mundo de fantasía con aquella actividad, el confort que sienten les ayuda a encontrar su equilibrio. No tenemos que confundir hobby con “adicción”. El hobby es la actividad que realizamos en el tiempo libre, la adicción nos aleja de responsabilidades y necesidades, dejamos de hacer cosas necesarias para aislarnos, refugiarnos, escondernos del sufrimiento emocional. Para el resto de los mortales sin hobby, la receta es eficaz.

Cuando nos sentimos tristes, perdidos, revisando los recuerdos hallaremos cosas que en otros momentos nos han resultado agradables, incluso cosas que nos habría gustado hacer y nunca encontramos el momento de hacerlo. Debemos ser bondadosos con nosotros mismos y respetuosos. Detectar nuestras necesidades y hallar la manera de resolver nuestro estado de desequilibrio. Y a pesar del miedo de no quedar satisfechos o el miedo de no salir de nuestro estado de depresión, confusión, o desbordamiento, seguro que poquito a poco nos recuperaremos. La perseverancia tendrá premio!!

A veces a grandes problemas buscamos grandes soluciones, y es correcto,rellotge-analogic-2 pero a veces a grandes problemas hay soluciones muy simples: pasear, tejer, hacer pasteles, aprender informática, participar de un movimiento social, una buena compañía, fotografiar, cantar, hacer deporte, y un largo etc. Algunas cuestan dinero y otras no, en definitiva dar de buenos alimentos nuestra mente siempre es bueno.

Hay personas que necesitan parar su ritmo frenético dedicado al “trabajo” del mundo laboral, de casa, de los hijos. Otros necesitan aumentar su ritmo, no quedarse en casa mirando programas de TV de manera sistemática, programas que usan para vivir su vida a través de personajes. Cada cual verá por donde se desequilibra y por donde tiene que reencontrar su bienestar emocional.

Adelante con la buena cocina emocional!!

Marga Pérez y Herms

Psicóloga y Psicoterapeuta

This post is also available in: Catalán

Categorías: Generales

Deja un comentario